Aproximación a La Mejor Verdad

Metodología Aiware -III

Juan Chamero, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. , al 24 de Abril del 2013

 

 

 Fuente: Sociedad Psiquiátrica Americana, “La Verdad está Ahí”,

 

Aproximarnos a la verdad tanto como nos sea posible

La figura de arriba esquematiza lo que podría traducirse como “la verdad está ahí, a nuestro alcance” y supuestamente afuera de nosotros. Las verdades existen así como sus aproximaciones aunque tenemos que aprender a “descubrirlas”. En nuestro caso el “out there” (el ahí, afuera) está en la Web. Recordemos que la Metodología Darwin tiene como propósito ayudarnos (a los humanos) a crear herramientas para “ver más y mejor” lo que está alojado en el Espacio Web.

Hoy podemos acercarnos a la “mejor verdad” sobre cualquier cosa: Una primera conclusión del breve ejercicio de imaginería realizado hasta aquí es que hoy podemos acercarnos, tanto como queramos, a la mejor verdad sobre prácticamente cualquier cosa, cualquier algo. Podemos conformarnos, como antes, con lo que nos dicen las autoridades del algo que nos inquieta o, por el contrario, profundizar  hasta obtener un informe al que podríamos calificar como “científico” respecto a ese algo.

Cómo llegar a la mejor verdad: Recuperar, detectar y sobre todo crear nuevas formas de conocimiento implica consultar centenares de miles de páginas Web y buscar dentro de ellas bloques “bien escritos” sobre miles de tópicos, no solo los hasta no hace mucho considerados como pertenecientes al “orden establecido” sino tópicos otrora “vulgares”. Un ejemplo sería “conocer la imagen pública de un candidato político”. Si no existiera Internet deberíamos recurrir al estudio de hemerotecas, a consultas a expertos y a encuestas de opinión con todas las limitaciones e intrusiones que ello implica.

Con Internet, tal como lo conocemos y usamos hoy, podríamos adquirir el saber de ese “algo” recorriendo todo lo dicho por y sobre el candidato en la prensa escrita y absolutamente todos y cada uno de los comentarios que día a día y minuto a minuto van apareciendo en cientos de miles de nuevas páginas Web.

¿Puede el ser humano acceder a esta maravillosa posibilidad que brinda la actual tecnología?: la respuesta es: sí puede, en la medida que se ayude mediante agentes y “algoritmos antrópicos”. El ser humano tiene una capacidad limitada de procesamiento y por ello ha ido creando, para acrecentar su poder de cálculo, desde los ábacos a las más poderosas y modernas computadoras. Aún así van apareciendo nuevos desafíos, nuevas barreras en las dimensiones del tiempo y del espacio, algunas de las cuáles hemos discutido en éste sitio, tales como el procesamiento de mega matrices de más de 30.000 millones de filas por 100 millones de columnas algo que buscadores como Google se ven obligados a procesar diariamente trillones de consultas en fracciones de milisegundos cada una de ellas, realmente impensable hace solo unos muy pocos años atrás.

La brillante pero exasperante lentitud humana: La más severa limitación humana para aprovechar las actuales posibilidades de la Web es justamente su capacidad de lectura y de asimilación: un ser humano enfrentado a una búsqueda Web elige una o algunas de las sugerencias “Top” que le ofrece el buscador pero para enterarse de lo que dicen debe leerlas como siempre, cual si estuviera leyendo un libro de un pasado remoto, demorando digamos no menos de unos diez minutos por documento. Un agente, - construido y entrenado para detectar y recuperar lo considerado “suficiente” - dirigido desde una computadora personal, podría “leer” varios millones de documentos en esos pocos minutos.

 

Nota del Webmaster: Vale la pena que nos detengamos a reflexionar sobre lo visto hasta aquí que es realmente “revolucionario”: ¡poder acercarnos a la “mejor verdad” sobre prácticamente cualquier cosa! Hasta no hace mucho solo podían acercarse los poderosos y/o las élites del conocimiento. Y no solo es posible que todos nosotros, la Gente, Usted y nosotros, nos acerquemos a la mejor verdad de prácticamente cualquier cosa sino que lo podemos hacer en forma relativamente silenciosa, no intrusiva, rápida y económica. Como valor agregado de ésta revolución tecnológica de naturaleza cultural y social aparece una nueva fuente de Autoridades, las que hemos denominado como “vulgares” pero no menores en calidad.

 

 

Additional information