Mapas Conceptuales

Mapas Conceptuales       

 

 

 

 Lo que tenemos “in mente”: Esta imagen (en su versión original expandida) ha sido extraída del IHMC, Instituto para el Conocimiento Hombre Máquina, que es una organización sin fines de lucro ubicada en el Estado de Florida, Estados Unidos, que ofrece como uno de sus principales servicios un Reservorio Público de Mapas Conceptuales.

 

¿Qué muestra la imagen?: básicamente la idea “in mente” que una persona tiene sobre algo que está focalizando en un momento dado. Si la persona ha sido formada en gráficos conceptualmente relacionados o “sociogramas” tendrá en su mente una imagen acorde. En este caso ese “algo” es relativamente controversial y complejo: un Mapa Conceptual sobre el Aprendizaje. Sigamos brevemente un camino arbitrario de relaciones, por ejemplo:

 

[MAPA CONCEPTUAL para la ADQUISICIÓN DEL CONOCIMIENTO de tipo DINÁMICO]

            MAPA CONCEPTUAL

            para la

            ADQUISICIÓN DEL CONOCIMIENTO

            de tipo

            DINÁMICO]

Donde en mayúsculas y arbitrariamente, pues estos diagramas son subjetivos y muy variables con el transcurso del tiempo aún para un mismo individuo, se han querido marcar “conceptos” y en minúsculas “relaciones” lógicas entre conceptos. Si la persona que tiene esta imagen in mente quisiera ponerse de acuerdo con otra acerca de si ambos tienen una “misma” imagen y si por lo tanto están hablando de lo “mismo” deberían previamente ponerse de acuerdo en varias cosas a saber:

a)      La estructura lógica de expresión, por ejemplo sociogramas de conceptos relacionados entre sí por relaciones (Grafos);

b)      Una lengua o jerga común para expresar conceptos y relaciones;

c)      Contextos en los que las imágenes de ambas personas están inmersas;

d)     Glosarios semánticamente próximos;

Con esto y luego de mucho “batallar” dos personas podrían ponerse de acuerdo en estar pensando y hablando “más o menos” de lo mismo.

Profundicemos un poco más: Este experimento podríamos reducirlo a su mínima expresión analizando las imágenes in mente de dos personas pero para un único concepto, por ejemplo: USO DE ENTREVISTAS. Deberíamos preguntarnos primero: ¿Es este un concepto?. La respuesta es no aún pues falta definir el contexto de empleo de estas tres palabras (uso - de - entrevistas): estamos hablando de humanos pero podría ser dentro del campo de la sociología o de la psicología o de las relaciones humanas dentro de las organizaciones, etc. Así, el encadenamiento de palabras siguiente: [uso de entrevistas en la selección de personal] está más cerca de ser un concepto que el encadenamiento del que deriva de solo tres palabras. Si ahora las dos personas se ponen de acuerdo lingüísticamente podrían concluir que sus imágenes mentales son prácticamente las mismas. No obstante podemos imaginar que uno de ellos es perfeccionista y no ve con agrado la expresión USO DE y sugiere modificarla por “realización de” o “práctica de” o “hacia una estrategia de”, etc.

Pongámonos primero de acuerdo en qué es un concepto: ¿Cómo se resolvería este conflicto que en la práctica y en virtud de la intrínseca tozudez humana podría convertirse insuperable?. Imaginemos la participación de una tercera persona, un mediador, que les hace la siguiente propuesta:

Hoy tenemos Internet y seguramente sobre ésta temática (uso de entrevistas para algún fin) deben existir en la Web no menos de 100.000 documentos. Una vez que los tres nos pongamos de acuerdo sobre las explicitaciones que hemos expuesto sobre nuestras respectivas imágenes in mente el asunto se reduciría a encontrar el nombre adecuado a dar a esa imagen. Y el mediador que es además epistemólogo les explica que esa imagen para apuntar a un concepto establecido, dentro de un lenguaje y una cultura debe ser única y único su nombre. Luego ahora solo restaría ponerse de acuerdo en el nombre. 

Como los tres son experimentados navegadores Web se comprometen a buscar entre los tres usando por ejemplo a Google. Buscan por texto y por imágenes consultando por distintos nombres, algo así como jugar a encontrar el nombre de Dios. Si para una consulta dada el buscador nos arroja muchas referencias analicemos las 10 Top para comprobar si las referencias tratan la temática buscada acorde a nuestra imagen mental. De ser así aceptemos el ensayo y en caso contrario ignorémoslo. Sigamos así inspeccionando la Web en las cercanías semánticas de la imagen que nos guía y este ensayo n algún momento uno de nosotros, dos o los tres llegaremos a encontrar un nombre que se identifica claramente con nuestra imagen in mente y que goza de la más alta “popularidad”. Este juego es cómo buscar una radioemisora que transmite algo que buscamos. Estamos haciendo uso lúdico del fenómeno de la resonancia en el campo de la física.

Hemos encontrado que la expresión “uso de entrevistas” no es aún un concepto sino a lo sumo una “palabra clave” o “keyword” tratado en más de 100.000 páginas Web aunque en forma confusa pues el término es empleado por varias disciplinas del quehacer humano. Por el contrario el término más específico “uso de entrevistas personales” es un concepto tratado en unos 1.500 documentos, cantidad mucho menor pero dentro del contexto más específico y limitado de la evaluación de personal.  

Mapas de Conocimiento: Imaginemos ahora disponer para una determinada temática centenares de miles de mapas conceptuales previamente filtrados y consensuados, es decir identificados por una misma imagen mental de la temática en forma global y de sus componentes (conceptos). De este reservorio de “grafos” individuales, pesados o no en función de la supuesta autoridad de los documentos asociados, es posible sintetizar verdaderos Mapas de Conocimiento.

A modo de ejemplo si tuviéramos 100.000 grafos (mapas conceptuales) creados por cirujanos especializados en una determinada operación quirúrgica obtendríamos un mapa de conocimiento para esa operación al cual, en mayor a menor grado se adapta el universo de mapas conceptuales minimizando la discrepancia global. 

Additional information